Blogia

PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

Atenéu Cultural Xuan María Acebal

Atenéu Cultural Xuan María Acebal

http://ateneuacebal.wordpress.com/

 

A lo llargo de la Historia, la Humanidá supo adaptase a los medios naturales diferentes qu’alcontró, interactuando con ellos nuna relación d’influencia recíproca que resultó nuna diversidá de paisaxes culturales. Estos paisaxes culturales formáronse lo mesmo con elementos naturales que culturales, con componentes tanxibles y intanxibles, que se combinaron d’una manera particular en cada casu pa configurar el so carácter nacional.

 

Na actualidá, el resultáu d’una aición colectiva interxeneracional al traviés d’una evolución progresiva y armónica ta sufriendo un desmantelamientu qu’anque tien el so orixen nes tresformaciones sociales que provocó la Revolución Industrial, col mundialismu presente ta desenvolviendo cada vez más unos rasgos agresivos y peligrosos pa la pluralidá cultural y llingüística amás del mediu natural. Poro, tán estrozándose en pocu tiempu tesoros culturales únicos y irrepetibles qu’echaron sieglos pa formase. Esti etnocidiu ye la consecuencia esperable d’unes dinámiques sociales fundamentalmente individualistes y economicistes, que son insostenibles nun plazu llargu y especialmente dañines en tolos aspectos (cultural, llingüísticu, ecolóxicu, social, económicu, etc) pa les distintes sociedaes porque destruyen tolo que funciona cómo una fonte d’identidá comunitaria al desarraigar y masificar les poblaciones humanes, lo que xenera un modelu social insolidariu y atomizáu totalmente.

 

Esti procesu d’aculturación y desestructuración global ta suponiendo un auténticu “finis asturiae” porque tolos elementos que configuraron Asturies como País, como una comunidá eco-cultural construída históricamente, sometiéronse a una erosión tan fuerte que la identidá asturiana ta en peligru de ser anulada. Énte esta situación un grupu de persones entamamos el 25 de mayu de 2008 (nel bicentenariu de la declaración de soberanía asturiana per parte de la Xunta Xeneral) una dinámica en defensa de la tradición cultural asturiana dende una perspectiva unitaria y nacional, que nun ruempa nin descontextualice los elementos diversos de la nuesa cultura sinón que los entienda y defenda cómo parte d’una unidá coherente. Esti afán de reconstrucción cultural va tener el so principal calce nel Atenéu Cultural Xuan María Acebal, asociación que garra esti nome n’homenaxe al mayor poeta de la nuesa lliteratura nacional.

 

Defender la Tradición Asturiana nun ye pa nada una manera de conservadurismu inmovilista porque lo que define precisamente la Tradición ye’l so dinamismu a lo llargo de la Historia, cómo explicara’l tribunu asturianu Xuan Vázquez de Mella “La Tradición ye’l progresu hereditariu; y el progresu, si nun s’hereda, nun ye progresu social. Una xeneración, si ye heriede de les anteriores, que-y tresmiten por tradición hereditaria lo que recibieren, puede recoyela y facer lo que fan los herederos bonos: aumentala y perfeccionala, pa comunicala más curiosa a los sos sucesores. Tamién puede marafundiala o refugala. Nesti casu, dexa la miseria o la ruina a los sos herederos”. De fechu’l vocablu “Tradición” vien del llatín traditio, y ésti pel so llau vien de tradere, “entregar”, y poro, consideramos como elementos que constitúin el depósitu de la Tradición los valores, creencies, práctiques sociales, instituciones, formes d’expresión artística, recursos almentarios y llingua característicos d’una comunidá determinada a lo llargo de diverses xeneraciones, n’especial aquéllos que son tresmitíos per vía oral. Lo tradicional engloba d’esta manera la cultura popular y el folclore.

 

La vindicación de la nuesa Tradición supón apostar por una ruralización consciente de la estructura socio-cultural asturiana, porque les comunidaes rurales marxinaes ye precisamente onde nacieren y s’integraren los rasgos identitarios que depués s’enrarecieron y trociaron colos procesos d’industrialización y urbanización. Polo tanto, dientro de les nueses llínies d’actuación va ocupar un espaciu central la revitalización del mundu rural asturianu, mediu social nutriciu y primixeniu de la nuesa Identidá nacional.

 

Como los pueblos vecinos comparten siempre elementos culturales, y que por ello l’estudiu de la cultura asturiana pide tener en cuenta marcos más amplios que la propia Asturies, va mirase especialmente pa los elementos etno-culturales que compartimos colos otros territorios que formen el dominiu llingüísticu asturllionés y l’Arcu Atlánticu como marcu históricu-cultural con dinámiques propies que ye. Tamién tenemos en cuenta qu’anque la nuesa actuación ye local el problema col que nos enfrentamos supera ampliamente los límites d’Asturies, polo que vamos mirar pa les resistencies d’otros pueblos minorizaos frente al uniformismu aculturizador.

 

Nuna llínia de trabayu pol re-descubrimientu de la Historia d’Asturies más p’allá de los mito-relatos de la historiografía centralista, va promovese l’estudiu de les corrientes polítiques y culturales que se dieren dende’l sieglu XIX en defensa de la personalidá cultural y/o del autogobiernu del Pueblu Asturianu, como’l procesu qu’acabó na declaración de Soberanía de la Xunta Xeneral del 25 de mayu de 1808, el movimientu ampliu de disidencia social frente al Estáu que foi’l Carlismu asturianu, la tendencia asturianista del principiu del sielgu XX que tuvo la so expresión máxima na Xunta Rexionalista del Principáu, o la renovación radical de la manera de concebir Asturies que foi la organización de vindicación llingüística Conceyu Bable na década de 1970.

 

Amás de la revitalización y adaptación de tradiciones culturales diverses a la realidá asturiana actual, tamién va potenciase la recuperación del Derechu tradicional asturianu. Igualmente, l’Atenéu Cultural Xuan María Acebal va promover la divulgación de los clásicos lliterarios asturianos amás del desenvolvimientu de la lliteratura asturiana contemporánea.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lo que escribía Juan Vázquez de Mella en 1893

Lo que escribía Juan Vázquez de Mella en 1893

Fragmento del artículo “Los tradicionalistas y el regionalismo”, publicado en El Correo Español el día 14 de junio de 1893

 

Nuestro amor y nuestras simpatías están con la nobilísima Navarra, con las leales y heroicas Vascongadas, con la viril y laboriosa Cataluña, con la altiva y caballeresca Asturias, y la honrada, sufrida, resignada pero indomable Galicia, que ahora con sacudimientos de titán trata de romper las argollas de la servidumbre que ha puesto en sus manos el más opresor y desvergonzado de los caciquismo.

 

En esas regiones, como en todas las de España donde se levante una voz en defensa de los oprimidos, allí estará el corazón de todos los carlistas.

 

Al lado de los centralizadores nunca estará más que nuestro odio.

 


Contra les agresiones facistes y racistes n'Uviéu

Contra les agresiones facistes y racistes n'Uviéu

¿Vas aguantar otra vuelta de tuerca?

¿Vas aguantar otra vuelta de tuerca?

.

El Partíu Carlista d’Asturies llama a a participar na manifestación que mañana tienen convocada los sindicatos SUATEA, SF, CGT y CSI col llema ¿Vas aguantar otra vuelta tuerca? con salida na Plaza l’Humedal de Xixón a les 19:30 hores contra los recortes sociales.

.

Manifiestu de la Corriente Sindical d’Izquierda (CSI)

.

Asturies avanza hacia los 100.000 paraos y paraes, mientres que l’Estáu español acércase a los 5 millones. El 40 % de la mocedá y, polo menos, el 30 % de les muyeres ta nel paru. Cola reforma llaboral y los recortes sociales, el gobiernu abarata y facilita’l despidu, baxa los sueldos, favorez l’emplegu temporal y precariu, empeora les condiciones llaborales y dexa nel paru a los y les trabayadores.

El 72 % de los y les pensionistes cobren menos de 1.000 €. El 58,5 % (más de la metá) cobren menos de 600 €. Quieren aumentar a venti’l númberu d’años de cotización pal cálculu de les pensiones (fálase, incluso, de tola vida llaboral). Quieren aumentar, tamién, el númberu d’años de cotización p’algamar la pensión contributiva (actualmente 15 años). Aumenta a cuarenta’l númberu d’años p’algamar el 100 % de la pensión (actualmente 35 años). Xuben la edá de xubilación a los 67 años.

Con too ello, la cuantía de les pensiones reduzse un 5 % de media. El gobiernu plantega recortes sociales pa faer “un plan d’aforru énte la crisis”, pero regaló 150.000 millones d’euros a los bancos (los causantes verdaderos de la crisis). Énte esto, ye menester crear una banca pública qu’actúe como dinamizadora de la economía productiva y que ponga frenu a la fartonería de la banca privada, crear un impuestu nuevu sobre los beneficios bancarios, eliminar les SICAVS (ún de los abellugos de les grandes fortunes que, por una bula del gobiernu, coticen al 1 % en vez d’al 35 %) y gravar toa operación financiera con destín a un paraísu fiscal o que nun tenga una fin productiva.

El gobiernu sigue ensin poner frenu a un fraude fiscal que supón una estafa superior al 30 % de lo recaudao por Facienda. Ye menester un plan de llucha escontra esti fraude fiscal y que pague más el que más tien. Por eso ye menester implantar un impuestu nuevu sobre los beneficios de les grandes empreses y multinacionales obligándoles a reinvertir el 50 % de los beneficios nel sitiu onde s’asienten les plantes.

Ye imprescindible la creación d’un fondu de reserves financieres, a cargu de les organizaciones empresariales, pa financiar les empreses en crisis o en quiebra. Cuando consiguieron beneficios multimillonarios lleváronlos a paraísos fiscales; agora diben sirvir pa reflotar empreses. Tamién ye necesario llanzar un plan pa “sacar a flote” la economía somorguiada, que supón una bolsa de fraude (dineru negro) de más de 65.000 millones d’euros. Queremos que se pongan en práutica una serie de midíes que redistribuyan la riqueza y garanticen un nivel de vida dignu pa toes y toos:

- Emplegu estable y salariu dignu pa toes y toos.

- Renta básica universal. Drechos básicos (alimentos, salú, vivienda y educación) garantizaos pol Estáu. Paralización de los procesos d’embargu y desahuciu a los y les trabayadores en situación de precariedá o desemplegu.

- Repartu del emplegu: reducción de la xornada llaboral ensin perda de salariu.

- Prohibición de faer hores. Trabayar toes y toos pa trabayar menos.

Seriedá y arguyu.

Seriedá y arguyu.

El Xanu’l Caborniu. Meyor blogue n’asturianu 2009

-

Echándo-y una güeyada a esta semeya antigua podemos reflexonar sobre lo que dacuando consideramos importante o non al traviés de lo que nos tresmiten los sos protagonistes.

Ehí tenemos el documentu fotográficu d’un gaiteru y un tamboriteru d’hai bien d’años en blanco y negro. Aprucen delantre de nós colos sos calzones, la so montera y los sos instrumentos musicales. N’apariencia una pareya músicos afataos col traxe tradicional del país namás.

Pero podemos fixanos tamién na so fachenda. La manera en que s’alluguen delantre la cámara ya, sobre too, nel xestu les sos cares. Nin una sonrisa, nin una moxiganga cómpliz. Una total seriedá como si fueren conscientes de la solemnidá del momentu.

Y esi ye l’aquello del asuntu. Tresmítenmos la postura de dos asturianos identificaos cola imaxen que tán dando. Bien lloñe de les folcloraes paxareres y festexeres. La seriedá del so xestu argutu pa la cámara muéstramos que too yera serio pa ellos, dende los traxes que vestíen hasta los instrumentos y la música qu’interpretaben. Nuna pallabra, la seguridá y l’arguyu de ser dos músicos asturianos posando pa la posteridá.

Toa una invitación a los asturianos que güei heredemos esta tierra, esta cultura, esta llingua y, en definitiva, esta identidá, pa que les tomemos en serio dafechu y non como caxigalines afayadices pal divertimentu y la xirigoncia. Sedría tamién una bona manera de tomanos en serio a nosotros mesmos qu’adeprendiéremos, d’una vegada por toes, a miramos con xestu seriu y arguyosu nel espeyu del nuestru futuru.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Resclavos del carlismu

Resclavos del carlismu

 

David M. Rivas

 

Tengo’l placer de presentar el llibru de Javier Cubero “Del romanticismu al rexonalismu: escritores carlistes na lliteratura asturiana”, premiu Fierro Botas del añu pasáu y, pa mayor satisfacción, acompangáu del mio vieyu amigu Pepe Girón, heterodoxu ya incómudu profesor de la Universidá d’Uviéu. Dende la organización de L’Arribada, nesta vagamar de Xixón, recibimos con ciñu a Cubero ya’l so trabayu.

 

El carlismu ye un movimientu poco estudiáu y particularmente poco estudiáu n’Asturies. Hai profesores d’historia contemporánia que se detienen durante selmanes y selmanes docentes en episodios relativamente fugaces de la nuesa historia, como la revolución de 1934 o la constitución del INI, pero que nun dediquen unos minutos tan siquier a un movimientu que condicionó fonderamente’l ser de munchos pueblos como ye’l carlismu.

 

Pa entamar, cabe dicir que’l carlista ye’l partíu políticu más vieyu d’Europa. Con estremaes definiciones, tendencies ya escisiones, caltiénse vivu dende la década’l trenta’l sieclu XIX. Nin tan siquier el partíu conservador británicu tien tanta historia. Pa facenos una idega podemos apuntar que’l PSOE ye de 1879, la CNT de 1910, la UGT de 1888, el PNV de 1895, el PCE de 1921, ERC de 1931 ya’l PP de 1989. En segundu llugar –y asina lo escriben, por exemplu, Marx ya Engels na so “Revolución n’España”- ye un movimientu de basa popular. Y, en tercer llugar, ye un movimientu particularmente importante nes rexones al norte’l Dueru, nes que la espropiación de les tierres comunales, la llamada “desamortización civil”, pa engordar les faciendes de los terratenientes afines a la raina Cristina y a la so fía, la dempués Sabel II, punxo en pie de guerra a los campesinos. 

 

Esta circunstancia desplica que, cuando les “carlistaes” tan finando, dempués d’una tercera guerra que yá nun diera más alló d’unes cuantes escaramuces, munchos de los asturianos que fueran vieyos partidarios del primer pretendiente al tronu, Carlos María, pasáronse en pleno a los partíos republicanos federales, mui especialmente a la Izquierda Federal de Pí i Margall. Del vieyu tueru foralista, y de xuru que con munchu penoriu por parte de los montones de cures y beatos que tamién yeran de gran pesu nel carlismu primitivu, surdiera una vivificante tradición democrática que tuviera como emblema paradigmáticu al primer alcalde republicanu de Xixón, Isidro del Río. Parte de la mio mesma familia fixera esi viax ideolóxicu.

 

Mirar pal carlismu ye mirar con otru lente la historia d’Asturies. La nuesa historia, la mesma formación de la sociedá asturiana, ye daqué más qu’una revolución fracasada y la gafienta dictadura franquista y, magar que nun lo veamos con una güeyada rápida, hai vida popular fuera de les organizaciones de la Segunda Internacional. Haila –y muncho- na Primera Internacional, la bakuniniana, y tamién nel antilliberalismu carlista.

 

Hai unos cuantos años, golismiando per una llibrería de vieyo madrilana, nel barriu Salamanca, atopeme con un llibru de Vázquez de Mella. Yera’l volume quintu d’una serie de 1923 cola que les Cortes Españoles, les d’Adefonso XIII, homeaxeaben al carlista cangués. Tratábase d’una collección d’artículos y llevaba como título xenéricu el de “Rexonalismu”. Merquelu –paezme que me costara quinientes pesetes- y senteme pa miralu un pocoñín nun café. Esbillara al debalu y, de sópetu, alcontré una fras que me llegó a l’alma. Esto ye lo que dicía’l conservador Vázquez de Mella: “la primer obligación d’Asturies ye “asturianizase”. Pueblu que pierde la so orixinalidá ye pueblu dexeneráu que reniega d’él mesmu al divorciase de los sos antepasaos”. Pos bien, cuála nun sedríe la mio sospresa cuando m’alcuentro con esta cita nel empiezu d’un de los capítulos del llibru de Javier Cubero.

 

Y aquel descubrimientu llevome a pensar na “inmaculada transición”. Nes primeres ellecciones, les de 1977, nun pudieron concurrir tolos partíos. Pudieron presentase tolos d’estrema drecha, drecha, centru, socialdemocracia, socialismu y comunismu carrillista. Pero nun pudo facelo la esquierda dura (MCE, LCR, ORT, PTE). Y tampoco dengún partíu que llevara la “R” de republicanu. Nun foran llegalizaos Izquierda Republicana nin Esquerra Republicana de Catalunya, pero nin tan siquier l’Alianza Republicana Democrática Española (ARDE), que yera un partíu republicanu burgués de centrodrecha. Con eso pretendía la nueva monarquía que tol votu d’esquierda quedara nel PCE y tola memoria republicana nel PSOE.

 

Pero ye que tampoco pudo llegalizase’l Partíu Carlista. Y con eso pretendía la nueva monarquía heredera de Franco que los carlistes progresistes s’averaran al PSOE, los más cafres votaran AP y los más federalistes engromecieran les macones del PNV, qu’arrenunciara inclusive a la heredá del “lehendakari” Aguirre y aceptara una autonomía delegada ya otorgada por Xuan Carlos I. Y, de pasu, favor por favor, el carlismu quedaba derrotáu definitivamente pol xuanismu ya’l xuancarlismu.

 

Volviendo a Asturies y al llibru de Cubero –que ye lo que mos aconceya-, nun ye la primera vegada que se fala de los autores carlistes na nuesa lliteratura. Yá lo fixera hai unos años Sánchez Vicente ya un poco más sero Pablo San Martín. Y los dos dicíen, como apunta agora Cubero, que tratábase d’un movimientu políticu y lliterariu de resistencia a la uniformidá, una resistencia que lu facía, por eso precisamente, mui popular.

 

A la escontra, alfrentaes a tolo que yera diferencialidá, taba la burguesía financiera urbana –foriata toa ella- y les organizaciones obreres ya esquierdistes en xeneral, sacantes de dalgunos grupos republicanos federalistes, de dalgunes loxes masóniques y de dalgunos sindicatos anarquistes. Nun hai d’escaecer que, en 1937, cuando’l Conseyu Soberanu taba deliberando sobro qué faer, milicies del Partido Comunista de España taben asitiaes n’El Parchís p’afusilar a los conseyeros si decidíen proclamar a Asturies soberana y ruempíen cola república española.

 

El percorríu que Cubero fae pelos autores qu’elli califica como “carlistes” ye discutible. Carlista a carta cabal ye Acebal, el meyor poeta pente los clásicos na mio modesta opinión, pero yá nun diría yo tanto de “Don Manolín”, l’obispu Fernández de Castro. Evidentemente comparte con Acebal un romanticismu cuasi estremu ya una fe católico duro ya ensin resquiebres, pero nun teo yo tan clara la so afinidá carlista. Veólo más probable en García Rendueles y volve pareceme mui forzao en Fernán Coronas. Tóos ellos son tradicionalistes, antilliberales –curiosamente lo menos antilliberal qu’alcontramos nesti cuelmu ye l’obispu- pero nun queda claro –y Cubero nun ye a demostralo- la so filiación político.

 

Alcuérdome d’una viñeta humorística d’un periódicu asturianu –igual yera del mio amigu Neto pero nun lo sé- que me prestó muncho. Víense dos dirixentes del PP –pámeque Cascos y Rozada- ya unu dicía: “¿qué problema tenemos cola llingua asturiana, si tolos qu’escribieran nella yeren de dreches como nosotros?”.

 

Voi terminar. L’otru día lleía nel periódicu “El Mundo” un artículu de Joaquín Bardavío pola mor de la muerte de Carlos Hugo de Borbón y Parma. Dicía, testualmente, lo siguiente: “el reciente fallecimientu de Don Carlos Hugo de Borbón Parma supunxera la desapaición del últimu pretendiente carlista qu’enarboló esa bandera absolutista ya insurreccional que provocó tres guerres civiles y participó activamente n’una cuarta, la de 1936-1939”. Igual nada que dicir sinón fora porque Bardavío trabayó pa los servicios secretos de Franco –a les ordes del coronel San Martín- y fora un palanganeru del autoproclamáu Xuan III y, más sero, de Xuan Carlos I.

 

A la escontra, Carlos Hugo, muertu hai unes selmanes, dexó esta manda a los suyos: “que sigáis p’alantre col nuesu proyectu de llibertaes, espresión moderna de los antigos fueros”.

 

P’acabar…, una confesión. Javier Cubero fíxome una dedicatoria’l so llibru qu’igual hai unos años nun diba ser a entendela, pero güei sí: “a David M. Rivas, teóricu de la esquierda tradicionalista”. Veome bien nesa categorización. Cuasi me pide’l cuerpu glayar ¡viva’l rei!.

Fuelga xeneral y muncho más

Fuelga xeneral y muncho más

COMUNICÁU DE LA CORRIENTE SINDICAL D’IZQUIERDA (CSI)

 

LA SITUACIÓN REAL: Asturies va camín de los 100.000 paraos y paraes, mientres que nel Estáu español acercámosmos a los 5 millones. Otros 5 millones de trabayadores nun lleguen al Salariu Mínimu Interprofesional (635 €). El 40 % de la mocedá ta desemplegao. Un millón y mediu de families tienen a tolos integrantes en paru (30.000 d’eses families son asturianes). Los sueldos nun algamen a la final de mes, la probitú y la precariedá van n’aumentu y l’emprobecimientu del conxuntu de la población ye cada vez más evidente.

 

LA PATRONAL Y LA BANCA: pretenden siguir consiguiendo los mesmos beneficios que nos bonos tiempos económicos a costa del dineru público y del bolsu de los y les trabayadores. Quieren que trabayemos más y que cobremos menos, faciendo a los ricos más ricos y a los probes más probes.

 

EL GOBIERNU: verdaderu pelele de la patronal y la banca, impón una reforma llaboral qu’abarata y facilita’l despidu (d’esta miente vuelve los contratos fixos n’eventuales), conxela y disminúi los salarios, reduz les pensiones o suprímeles, xube la edá de la xubilación a los 67 años, fai más precariu’l mercáu de trabayu y les condiciones llaborales, recorta les inversiones sociales y privatiza y deteriora la sanidá, la educación y los servicios públicos.

 

Pero, al tiempu, regala cientos de miles de millones d’euros a la banca y permite la continuidá d’una economía somorguiada (dineru prieto) que supón daveres una estafa a Facienda de más de 65.000 millones d’euros.

 

LOS SINDICATOS UXT Y CC OO: lo mesmó ún qu’otru son dinosaurios burocratizaos, con una casta dirixente cómpliz, bien de veces, del gobiernu y la patronal, financiaos y sosteníos polos distintos gobiernos (incluyíos los autónomos y de conceyos), con un exércitu de lliberaos que, munches veces, busquen un abellugu pa safase del trabayu. Agora, el 29 de setiembre entamen una fuelga xeneral que, por primer vez na Hestoria, convócase con 3 meses d’antelación y con una reforma llaboral aprobada y que yá se ta aplicando de manera abondo xeneralizada. Nun podemos siguir enfotaos nestos sindicatos porque los sos dirixentes nin puen nin quieren defender los drechos de los y les trabayadores.

 

LA FUELGA DEL 29 DE SETIEMBRE: na CORRIENTE SINDICAL D’IZQUIERDA tamos por faer, non solo una fuelga, sinón toles fuelgues xenerales y sectoriales que faigan falta pa frenar la reforma llaboral y les midíes antisociales del gobiernu y la patronal, pero nun vamos participar con aquellos que consideramos cómplices d’esta realidá dura en nengún actu o convocatoria.

 

Poro, pidimos a tolos y toles trabayadores que’l 29 de setiembre que vien nun vayan al trabayu y que participen na manifestación que la CSI va convocar el día 29 en Xixón a les 13:00 en La Plaza l’Humedal.

Carlismu y lliteratura asturiana

Carlismu y lliteratura asturiana

Asturnews 11/09/2010


Xuan Xosé Sánchez Vicente



Javier Cubero acaba d’asoleyar en Trabe Del Romanticismu al Rexonalismu: escritores carlistes na lliteratura asturiana, que fue, nel so día, premiu “Fierro Botas” d’ensayu.

 

Empondero’l llibru y recomiéndolu.

 

En primer llugar, porque sigue afondando nuna xera que s’entamó fai poco, la de facer ver que la hestoria d’Asturies (la sociedá asturiana) fue más que la dictadura de Franco (o, más vagamente y más atrás, el dominiu “malváu” del capitalismu) y les organizaciones obreres con raigañu na I y II Internacionales (esto ye, los teóricos o reales pás de les organizaciones sindicales y polítiques hexemóniques güei).

 

Javier Cubero afonda, entós, nesa llinia que yo, modestamente, abrí fai tiempu y na que profundizó de forma notable Pablo San Martín Antuña: la de señalar que, enantes y además de les organizaciones güei hexemóniques nel discursu, hebo más hestoria: federalismu republicanu, federalismu de dereches, carlismu federativu, xuntaxeneralismu foral, etc. Nuna palabra, una realidá munchu más enriquecedora que la que se nos quiso pintar.

 

En segundu llugar, el llibru de Javier vien sorrayar un aspectu perimportante de la nuestra tradición cultural, política y lliteraria: la xuntura de lo más importante d’ella con posiciones relixoses, tradicionalistes, foralistes, etc. y, pela cueta, la oposición de les organizaciones obreres (salvo, en parte pequeña, les de mena republicano-federal) a l’autonomía, la llingua y la cultura asturianes.

 

El llibru de Javier, que nun se llimita a Asturies, sinón qu’ensierta la tradición carlista y “conservacionista” nel panorama xeneral européu de resistencia a la uniformidá, a la pérdiga de tradiciones y a los efectos sociales afarantes de la revolución industrial (colos sos arreyos casi universales al monarquismu, a la relixón y al campu), ye, per otru llau, un llibru profundu y interesante.

 

Sólo una cosa, al marxen de lo dicho, y a propósitu del Padre Galo, reconocíu de forma xeneral como un gran poeta y como un poeta “modernu”: ¿En qué estáu m’atopaba yo les varies vegaes que lu lleí que -salvu daqué rellumucu ocasional- inxamás fui pa ve-y al cadavedián tales virtudes?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres