Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

Recuperemos la nuesa Hestoria como Pueblu

Recuperemos la nuesa Hestoria como Pueblu

ASTURNEWS – INFOASTURIES

(27/06/2010)

 

Javier Cubero

 

Na mayor parte de les ocasiones la Hestoria escríbenla los vencedores, siendo solamente ellos los que consideren que ye importante recordar per escrito. La conderga más grave qu’esistía nel Imperiu Romanu nun yera nin la crucifixón nin el destierru sinón la conderga de la memoria, el facer desapaecer a una persona de la hestoria del so pueblu. Asina condergaron, por casu, al emperador Domiciano: baltáronse les sos estatues, fundieron les sos monedes, y esborriaron el so nome de les actes imperiales, consulares o de cualesquier otra mención pública. Y anque esti castigu llegó afectar a dellos emperadores dempués de la so muerte, los sos principales destinatarios yeren los consideraos como enemigos del estáu. Frente a la conderga a la non esistencia hestórica, la “Damnatio Memoriae”, l’única esperanza de los derrotaos pa llograr caltener una alcordanza digna fundamentóse a lo llargo de los sieglos en llograr el so insertamientu dientro de les tradiciones orales de les clases populares mediante coples, cantares, cuentos y lleendes.

 

Nesi sentíu nun dexa de resultar interesante pal hestoriador el comparar como mientres que na lliteratura oral asturiana apaecen diversos elementos de temática venceyada al carlismu o les guerres carlistes, na lliteratura escrita que s’ellaboró na Asturies decimonónica esa temática de normal relluma pola so ausencia. Ye más, pa gran parte de los intelectuales del réxime lliberal la fonda y constante fidelidá a la Corona qu’ellos entendíen como definitoriu del ser hestóricu de Asturies manifestárase nuevamente nes guerres carlistes. Asina llegábase al estremu de negar inclusive la esistencia hestórica de los guerrilleros carlistes asturianos, como podemos ver nos versos que vienen darréu de Senén Abdón Cabeza:

 

Pero si necesitara
Soldaos que los defiendan…
Bien se vio na francesada!
Y tamién en los seis años
D’esa guerra qu’entamaran
Contra de sos Maxestades
Ysi pueblu de Vizcaya
Cuando aquí farto se sabe
Que naide se soblevara.[1] 


Esa ye la cuestión, negar el pasáu pa negar el futuru: Asturies tenía yá asignada una esencia y un papel como la tierra que supuestamente fuera’l trubiecu de la Monarquía española y la so pasada llealtá a la Corona tendría de guiar siempres a los asturianos nel serviciu del Estáu. El discursu lliberal-centralista nun almite pa Asturies más qu’un pasáu y un presente de subordinación y alienación nacional, y tou lo que s’escape a eso direutamente nin esistió, nin esiste, nin va poder esistir…

 

Toos aquellos que vemos nos “hestoriadores radicales” británicos un modelu del qu’aprender y sobre’l que reflexonar, tenemos como responsabilidá en cuanto hestoriadores el dir más allá de les concepciones estatalistes de la Hestoria y l’intentar afirmar como meyor podamos la hestoricidad autónoma de les clases subalternes y de los pueblos ensin estáu (que s’identifiquen mutuamente naquellos casos onde les clases dirixentes se desnacionalizaron), nun enfotu de construyir nueves modalidaes d’esplicar y entender la situación de les comunidaes humanes nel “Tiempu”.

 

Los grupos sociales que carecíen d’un aparatu profesional dende’l cual ellaborar productos historiográficos académicos, atoparon na ancestral tresmisión oral de la conocencia una ferramienta cola que construyir la so propia hestoria, afirmando y formalizando en cierta midida la so esistencia como coleutividá dientro d’una particular dimensión hestórica onde’l grupu subalternu adquier el protagonismu que siempres-y foi negáu nos discursos estatalistes. D’esta manera configuróse a lo llargo de xeneraciones la memoria hestórica de munchos pueblos (ensin la cual nun ye posible nengún tipu d’identidá nacional), teniendo especial importancia la pequeña hestoria vivida y cantada al calor de llar, en familia, y especialmente nel casu de dellos llinaxes militantes[2], repitida.

 

Pero desgraciadamente anguaño soplen vientos de aculturación masiva, y estes tradiciones orales, lo mesmo qu’otros elementos culturales, tán en peligru de esapaición pues se rompieron los mecanismos tradicionales de tresmisión del saber. Asistimos pos a un murniu procesu nel cual partes importantes del patrimoniu cultural inmaterial tán desapaeciendo pa siempres, non yá ensin que nun esista un movimientu de mases que cuestione asemeyada destrucción asina como les sos causes sinón que nin siquier esiste una aición coleutiva potente pa salvar “in extremis” esa memoria viva que ye la oralidá tradicional y dexala grabada y/o escrita en dalgunos archivos n’espera de tiempos meyores.

 

Solamente recuperando y reconstruyendo la hestoria del País y de les sos lluches populares podemos entender quienes somos los asturianos como Pueblu, y d’esta forma la “etnia” asturiana conviértese en “Nación”, ye dicir en coleutividá consciente de sí mesma, capaz d’identificase nes buelgues del pasáu y de desendolcar un proyeutu de País escontra’l futuru.

 

 

[1] (S.A. Cabeza, A les sos Maxestaes y Alteces (1857-1858). Uviéu, ALLA, 1997, p.27) cit. en RODRÍGUEZ VALDÉS, Rafael, “Los homes de bronce, una novela con carlistes”, en El Federal, nº 28, Secretaria Federal de Medios de Comunicación del Partido Carlista, Madrid, 2006, p. 17.


[2] Cuando escribo estes llínees nun puedo dexar d’alcordame de les mios conversaciones con Víctor Manuel Martínez Álvarez, militante del PCPE nel conceyu d’Ayer.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres