Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

MAYU DE 1808

MAYU DE 1808

Durante esti añu 2008 viemos como’l bicentenariu del entamu en Madril de la llamada Guerra d’Independencia (1808-1814) resultó ser un soporte de supuesta “lexitimidá histórica” pa un nacionalismu españolista anováu na so ofensiva actual pa recuperar espacios sociales y cuotes de poder. Asina la macro-urbe que se construyó mediante l’absorción de toa triba d’enerxíes sociales d’una nación Castellana desmantelada estructuralmente foi escenariu d’un costosu y lluxosu espectáculu de reactivación mitolóxica, pos otra vuelta más los recursos historiográficos sirven pa proxectar sobre la sociedá un discursu identitariu determináu nel que lo “madrilano” conviértese nel paradigma perfectu de lo “español” yá se trate de 1808, de 1908 o de 2008. Frente a esti resurdir de les “esencies” centralistes convendría recordar ente otres coses que foi precisamente l’usurpador Xosé Bonaparte’l primer monarca qu’usó de forma oficial el títulu de “Rei d’España” o que lo que desgastara verdaderamente les fuerzes invasores fuera l’aición espontánea y autónoma d’unes guerrilles rurales que disperses pela xeografía hispánica carecíen de cualesquier tipu de centru directivu real.

 

Ta claro pa toos menos pa los inconscientes que la “Historiapue ser munches coses pero enxamás ye “neutral”, ansí como que la batalla contra’l Nacionalismu españolista nel campu historiograficu ye dalgo fundamental pa la reconstrucción nacional de los pueblos de Les Españes. Pero nesa batalla que se da en condiciones desiguales ye totalmente iluso pretender vencer a la mitoloxía españolista xenerando simplemente una mitoloxía alternativa, eso sería optar por un atayu falsu que nun va pa otru llau más qu’a un camín ensin salida. Les nueses armes han ser les que proporciona una metodoloxía científica, porque namás d’esta manera vamos ser quien a compensar la nuesa escasez de medios amás de comprender realmente quién somos como Pueblos.

 

Non yá nes Españes en xeneral, sinón que tamién n’Asturies pasó ensin relevancia excesiva precisamente’l bicentenariu d’ún de los momentos clave d’aquel movíu mes de mayu de 1808. Pos naquella estatalidá residual que yera’l Principáu d’Asturies produciráse como consecuencia de l’aición colectiva de les clases populares un procesu políticu que va suponer un despliegue de les potencialidaes que tenía la vieya Xunta Xeneral como institución representativa de la sociedá astur énte’l propiu pueblu asturianu y énte la vida política europea.

 

Asturies, que yera una comunidá marxinada abondo de los circuitos del poder del Vieyu Réxime, foi la primera n’enfrentase colos nuevos dueños del poder central, los que portaben con ellos un programa agresivu respecto al mundu tradicional de les Españes. El 9 de mayu, conocíos yá los fechos de Madril, cuando diba espublizase n’Uviéu’l bandu recién llegáu del mariscal Murat nel que s’amenazaba con penes dures a tolos que participasen en dalgún tipu de disturbios, produzse un motín onde aparecen axentes sociales bien diversos (artesanos, estudiantes, trabayadores de la fábrica d’armes, muyeres, etc). Pola amplitú y intensidá d’estos disturbios la Xunta Xeneral aconceyó na tarde d’esi mesmu día nuna reunión onde amás de los miembros ordinarios de la Xunta tamién participaron representantes de la Universidá, de los conceyos y de los gremios ansí como diversos notables. Nesta reunión, baxo presión popular, decidióse nun reconocer más rei que Fernando VII y desobedecer les instrucciones de Murat. D’esta forma la Xunta Xeneral forzada pol mesmu pueblu asturianu pasa a enfrentase y a desafiar al Poder central. Pero nel momentu nel que se desmoviliza’l pueblu, cuando yá nun hai miéu a la ira de les mases, va medrar el miéu al poder francés y la mayoría de los deputaos reculen, y el día 13 de mayu va decidise declarar nulos los alcuerdos del día 9 y suspender hasta xunetu les sesiones de la Xunta Xeneral. Por embargu una minoría de deputaos nun asumió esta decisión y entamó una conspiración que dará los sos frutos na nueche del 24 al 25 de mayu, onde mediante un güelpe de fuercia fundamentáu na movilización popular llogren la convocatoria d’una Xunta Xeneral formada únicamente por patriotes decidíos. Asina, na mañana del 25 del mayu la nueva Xunta Xeneral declárase Soberana, reconozse ansí a sí mesma como la máxima autoridá del Principáu y niégase a aceptar l’autoridá d’un Gobiernu central qu’actúa en nome d’un rei consideráu ilexitimu. La Xunta pasará a organizar la resistencia contra la previsible llegada de tropes franceses, actuando en tou momentu col comportamientu propiu d’un Estáu soberanu, con declaración formal de guerra a Francia, creación d’un Exércitu Defensivu Asturianu y unvíu d’embaxadores a Gran Bretaña pa pidir collaboración económica y militar. Y ye precisamente entós cuando Xovellanos diseña la bandera asturiana pa que la llevaren les fuercies de la Xunta. Esti procesu soberanista del Mayu asturianu de 1808 l’historiador Faustino Zapico Álvarez analizólu de forma cenciella y científica nun llibru (“La Revolución de Mayu de 1808 o l’aniciu de la Historia Contemporánea d’Asturies”) que tendría de ser lleíu por toles persones que tengan una plizca d’interés pola historia d’Asturies.

 

A lo llargo d’esti procesu les clases populares asturianes intervinieron na Historia” adoptando unes formes que, por ser más cercanes al clásicu motín de subsistencies qu’a les formes “modernes” de movilización política, recuerdennos a la “multitú” qu’estudiara E.P.Thompson en “Customs in common”: conxuntos heteroxéneos non organizaos en términos de clase, onde les sos lluches fundamentense nuna lóxica comunitarista y qu’apellen pa lexitimase ideolóxicamente a una particular reinterpretación de la tradición recibida. Y nesta misma llínia les consignes populares de Mayu de 1808 coles sos referencies a la defensa de la Relixión, d’Asturies (pos ye Asturies y non otru’l marcu col que s’identifiquen les clases populares asturianes) y del Rei invitennos a lleer nuevamente los textos del historiador marxista británicu Eric Hobsbwm sobre l’ambigüedá de los elementos ideolóxicos propios de les sociedaes tradicionales, que si bien puen contribuir a lexitimar un orden social tamién puen ser bandera pa la movilización popular y la subversión social.

 

El casu asturianu del 25 de mayu devién asina a reforzar la posición defendida por José Álvarez Junco en “Mater Dolorosa. La idea de España en el siglo XIX“: «Aparte de agravios específicos contra un ejército de ocupación que fue vivido como intolerablemente insolente y rapaz, las fidelidades locales y los obstáculos que tradicionalmente se habían opuesto al control del gobierno central sobre las instituciones provinciales y comarcales demostraron ser instrumentos de oposición excepcionalmente correosos una vez que el gobierno quedó en manos de los mariscales napoleónicos», y de fechu nos movimientos anti-napoleónicos que surdieron de forma autónoma nos estremaos países de les Españes «Más que de “nacionalismo”, o de sentimiento de identidad española, habría que hablar, pues, de vinculación comunitaria o de patriotismo local». En 1808 entá quedaben cuatro años pa qu’unos señores s’enzarraren na ciudá de Caiz pa proclamar ad hoc la “Nación española” como patria nueva y única de los antiguos súbditos de la Monarquía borbónica…

 

Javier Cubero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres