Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

Dalgunos pasos pela Cai del Águila

Dalgunos pasos pela Cai del Águila

http://www.lesnoticies.com/index.asp?cod=309&idage=445&te=86&vap=0&acc=hinfo

18 de marzu de 2007

Xuan Bello 

Pásase nun suspiru, la cai del Águila; vengas de la Catedral, cola sombra antigua del aire acompañándote de la mano; vengas de La Gascona, de dalgún de los munchos chigres que per ende hai, pásase ensiguidina, tan curtia ye la cai que custodia, nuna de les sos veres, les muries antigües, doraes pol sol del del olvidu, del monesteriu de les Pelayes. Pásase ensiguida, nun pelaire, y ye un enigma cómo queda la so alcordanza nel corazón. Agora abrieron dalgunos locales -dedicaos a la venta de vinos- pero hasta hai mui pocos años foi lo que siempre fora: un pasadizu que te traía a la Catedral y onde había unes cuantes cases vieyes, en filera, qu'asomeyaben tener la necesidá d'apoyase unes con otres pa tenese en pie.

Yá digo que nun sé por qué perdura nel corazón el tránsitu, tantes veces descuidáu, tantes veces al aldu, d'ún per esta cai. Será, digo por arriesgar, que tien la virtú de los poemes que más me presten, esos que van de lo escuro a lo claro y que tienen, pola so naturaleza harmónica, un llugar na memoria de los homes. Efectivamente, no baxero de la cai hubo en tiempos una puerta na antigua muralla de la ciudá. Ehí, na confluencia con Xovellanos -antañu Campu de la Llana-, inda les lluces busquen abellu nel iviernu nun ñeru abesigu y fríu. Pongamos qu'esa cruz de caminos, tan buxa, ye la entraña humana; namás queda ascender, pasu ente pasu, a la sombra de les muries del monesteriu de les Pelayes, onde güei ta l'Arquivu Históricu d'Asturies y onde a veces se siente, mui apagáu, el cantu gregorianu de les monxes de clausura. (Yo sentí eses voces una nueche del iviernu de la mio adolescencia: nevaba y el silenciu de la nieve apoderábase del mundu. De repente, sucedió. Mentes yo subía, concentráu nos mios remores, tingló una campana y d'ente les muries surdió esti versu antiguu: Cantate Domino canticum novum). Ensiguidina, yá digo, llégase a la plaza de la Catedral, pasando pel Panteón de los Reis, y yá se ta no cimero y solar.

Nesta cai del Águila vivió'l mayor poeta asturianu de tolos tiempos, Xuan María Acebal. La so casa taba onde en tiempos hubo una panadería, «El Molinón», que siguía mandándose d'un fornu qu'inventara él y que yo vi funcionar; ellí el poeta diose a la conspiración carlista con Manuel Fernández de Castro, Don Manolín, l'obispu d'Uviéu que traduciera l'Evanxeliu según San Matéu y punxera n'asturianu, con un llinguaxe exquisitu dignu d'una obra mayor, una bulda que demostraba la virxinidá de María. Equí, nesta casa, compunxo Xuan María Acebal La Fonte de la Fascura, tradució'l Beatus ille d'Horacio y lleó, con muncha atención, la Oda all'Italia de Leopardi enantes d'axeitar el so meyor poema, el Cantar y más cantar. Proclamáronlu, en vida, «Príncipe de los poetas bables» y güei la so casa nun tien nin una triste placa que diga qu'ellí vivió y morrió ún de los meyores autores en llingua asturiana. Lo que yera una panadería acabó siendo una tabierna de vinos: mui escondíu, detrás d'una columna, hai un retratu del poeta. Los primeros dueños, sabedores de la historia de la casa, colocaran prudentemente'l grabáu del poeta nun sitiu preferente; pero'l negociu tuvo diversos trespasos y la última vez qu'entré entrugué a ún de los camareros, señalando'l retratu d'Acebal, que quién yera aquel personaxe.

-Nun sé. Tien pinta de capitán de barcu. ¿Nun-y parez? -contestó poniéndome'l vasu de vinu y un cachín de chorizu con pan.

Hubo un tiempu, enantes de que se tresformara en bar, nel que subía tolos díes d'Alfonso III el Magnu a comprar el pan a la Panadería El Molinón. Atendíenla unes muyeres mui mayores, bisnietes del poeta, arremangaes y faladores. Alcuérdome d'una vez que discutíen con un funcionariu del Ayuntamientu d'Uviéu. Al parecer, les muyeres queríen facer unes obres nel interior y Patrimoniu esixía una inspección en condiciones. Les muyeres, qu'en realidá yá fixeran ensin permisu les obres, intentaben abucharar a aquel probe home. Cuando marchó, una de les muyeres dixo al altu la lleva:

-¡Qué sabrán los arcólogos! ¡Naquella arca de piedra namás había un esqueletu tou comíu! ¿Cómo nun díbemos tiralo too a la basura? ¿Ónde se vio?

Yo miréles ententes y atrevíme a dicir:

-Home, igual yera un sarcófagu medieval...

-Yera una caxa piedra más vieya qu'el muertu que llevaba -contestáronme y añedieron piadoses-: Nun pienses, rezámos-y un rosariu.
En cualquier cai entra'l mundu enteru. Namás hai que detenese casa por casa y escucar los detalles que s'enrieden caprichosamente. D'otros dos establecimientos antiguos me remembro agora: de la xoyería d'Emilio Prado, especializada en llabores d'acebache, y de La Belmontina, ún de los bares más secretos y antiguos del llugar. Na xoyería d'Emilio Padro, una vez qu'entré a comprar unes arracaes, conocí al que me presentaron como ún de los últimos acebacheros d'Uviéu: venía col mineral en bruto nun sacu, que lo picara nuna mina que tenía pa la parte de Caces, y venía a ofrece-ylo al xoyeru por si-y interesaba. Abrió'l sacu y enseñó-ylo: les piedres sueltes, d'un negru profundo y coriscante, brillaron secretes na escuridá. Llevaba como unos venti kilos y quexóse:

-La mina yá nun da, hai que rabuñalo. Sacó mio bisabuelu, sacó mio buelu y sacó mio pá. ¡Menos mal que quedé solteru y nun tengo fíos, que nada diben arrañar d'ehí! -dixo l'acebacheru.

-Con tolo que me lleves vendío, daqué tendrás aforrao -dixo riendo'l xoyeru.

-Esa mina ta más acabada que la del acebache. Lleváronmelo too les muyeres. Les muyeres y el vinu, don Emilio. Menos mal que quedé solteru -repitió l'acebacheru.

A La Belmontina, que queda unos metros más arriba de la xoyería, onde yá la cai del Águila desemboca na lluz, díbemos a tomar vasinos de mistela nos primeros años de la facultá, a mediaos de los años 80; alcuérdome d'una mañana ellí con Vicente Duque, Berta Piñán, Xilberto Llano, Xurde Sierra, Marta Mori y otros cómplices brindando por Li Po, el poeta chinu; constituyéramos una asociación, a la que llamábemos «Aquí yace Virgilio», y teníemos la firme intención de publicar una revista trimestral «d'intervención estética». Alcuérdome que llegamos a publicar dalgunos cartafueyos, que sabe Dios per ónde andarán, y qu'aquella mañana acabó al escurecer cuando yá los caminos vitales d'unos y otros s'enriedaran nel duviellu del suañu. Ye la vida: pásase, yá lo ven, nun suspiru; y ye un enigma cómo va quedando na alcordanza del corazón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres