Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

Acebal, el Príncipe de los Poetes Asturianos

Acebal, el Príncipe de los Poetes Asturianos

Xuan María Acebal, consideráu yá nel so tiempu "Príncipe de los poetes asturianos", da nome al Premiu de Poesía qu’añalmente convoca la Conseyería de Cultura del Principáu d’Asturies y que nesta última edición, tres quedar ermu nes dos anteriores, foi pal poemariu "Les llingües de la hidra" de Xabiero Cayarga


Xuan María Acebal


Xuan María Acebal nació n’Uviéu en 1815, ciudá na que fixo los estudios de llatín colos Padres Benedictinos y d’Humanidaes y Filosofía nel Colexu San Isidro de Madrid, perteneciente a la Compañía de Xesús. La estancia d’Acebal en Madrid foi d’unos dos años, pola mor de la matanza de selce relixosos del so colexu en xunetu de 1834 y el posterior esiliu de la Compañía de Xesús, llueñe d’España. De vuelta p’Asturies, a comuña col so hermanu Francisco, dedícase a facer trabayos de mecánica, asina como de fierro, cobre y latón, cuasi toos ellos de calter artísticu. Cunténse ente otros, el reló de la Universidá d’Uviéu y la verxa de bronce que zarra la capiella mayor de la Catedral. Los dos hermanos tamién fundaríen la panadería El Molinón, con una maquinaria abondo moderna pal so tiempu.

Acebal sentíase atraíu pola pintura y la escultura, y dacuando tien modelao bustos de los sos amigos inda que nunca se fuera a atopar dengún d’ellos.

El poeta casa a finales de los cuarenta con Xuana López-Cuervo Guisasola, descendiente d’un comerciante de la cai San Francisco, y tien una fía a la que llamaríen Marcelina, que casaría mui nueva con Guillermo Estrada y Villaverde, gran amigu d’Acebal y xefe políticu del carlismu n’Asturies.

Pesie al so calter artísticu, Acebal nun llevó una vida pública notoria. Sábese que tenía un fondu sentimientu relixosu, lo que lu va llevar a militar del llau de los carlistes nos conflictos de la dómina. Esti fechu trixo como consecuencia’l so esiliu a Francia pola mor de la revuelta entamada polos carlistes ente 1872 y 1876. De vuelta p’Asturies tres del esiliu en Bayona tien de dedicase a los negocios familiares.

Nestos postreros años de la so vida sigue calteniendo les sos creencies relixoses, siendo miembru destacáu de les Conferencies de San Vicente de Paul. Al cuidáu de la familia muerre n’Uviéu’l 16 de febreru de 1895.

Acebal foi un poeta de producción muncho más pequeña que la del so contemporaneu Tiadoro Cuesta, y asoleyada, namás qu’en parte, na prensa asturiana. De toles maneres, pol so rigor llingüísticu y altor lliterariu, foi consideráu «Príncipe de los poetes asturianos», inda que la so obra nun se recoyó en llibru hasta 1925, de la qu’Enrique García Rendueles inxerta en «Los nuevos bablistas» seis poemes y dos traducciones d’Horacio.

El que Xuan María Acebal fuere llamáu «Príncipe de los poetes asturianos» nel so tiempu ye un fechu bien relevante que demuestra’l bon facer del autor y la bona consideranza que yá tenía daquella. Pue afirmase que foi’l primer autor en llingua asturiana que frayó’l tópicu del campesín que narra fechos por él vistos. Per otru llau, dende Antón de Marirreguera nel sieglu XVII la poesía yera de calter descriptivu o narrativu y va ser Acebal el primeru que la fadrá dafechamente llírica. Lo que-y dio fama a esti autor foi’l so llabor poéticu, a pesar de nun ser un escritor que dexara una obra mui amplia.

Hasta la fecha lo que se tien catalogao son once poemes asturianos, trés traducciones d’Horacio, cuatro poemes n’español y ún n’italianu.

La edición definitiva de la obra d’Acebal faila en 1995 Antón García, con motivu’l centenariu del poeta, cuando se-y dedica la Selmana de les Lletres Asturianes. Recuéyense nella tolos poemes d’Acebal de los que se tien noticia.

El primer poema que se-y conoz ye de 1858, «A so Maxestá la reina doña Sabel segunda», onde empieza faciendo una descripción del viaxe per Uviéu de la reina nel branu de 1858, acompañada del home, el Príncipe d’Asís, y del Príncipe d’Asturies, más tarde Alfonso XII. Na última parte d’esti llargu poema’l personaxe que fala ye Pelayo, el rei asturianu, que se quexa del abandonu nel que lu tienen los asturianos y qu’aconseya al príncipe Alfonso dende’l puntu de vista del qu’entama una llinia sucesoria que va terminar nesi nenu. Enllaza con una llarga y curiosa tradición de lliteratura escrita n’asturianu que festexa diversos acontecimientos rellacionaos cola familia real española.

En 1872 gana’l premiu pa trabayos en bable nel Certame organizáu pola Mocedá Obrera Católica, col poema tituláu «A María Inmaculada», ún de los primeros poemes relixosos asturianos, xunto con otros escritos por Cuesta y por Fernández de Castro. Esti poema supón un cambiu importante na perspectiva autor-receptor de la lliteratura asturiana. Na mayor parte de los poemes escritos hasta entóncenes l’autor nun suel espresar el so sentimientu más íntimu, nun siendo que se trate de ponderar la vida de l’aldea. Lo que solemos topar ye la diferencia autor/personaxe, poniendo aquél en boca d’ésti una serie de tópicos que se repitíen d’unos escritores a otros, formando una verdadera tradición, na que poques veces apuntaba la espresión sincera del sentimientu del poeta. Nesti casu’l poema enteru ta construyíu dende la fe y dende’l dolimientu del autor.

Pero la mayor parte de la obra d’Acebal, la más importante, escríbela en volviendo del esiliu, en 1878. En xunu fai la primer traducción d’Horacio, «Vitae rusticae laudes», en xunetu fecha «Cantar y más cantar», n’ochobre «El amor del hogar» y «¡Probe madre!», n’avientu «La Fonte de Fascura» y «Arreglu de cuentes».

En xineru de 1881 publica la segunda traducción d’Horacio, «Maecenas atavis». Nun vuelve a editar n’asturianu hasta finales de 1894, en que publica «Refugium peccatorum». La so obra n’asturianu complétase con un poema publicáu nuna fueya volandiega ensin fecha, «A María», y con una traducción más d’Horacio, «A Llidia».

«Cantar y más cantar» ye un llargu poema nel que se describe nuna primer parte, dende’l centru d’Asturies y a pincelaes, el país asturianu. Depués el poeta desciende a cantar la riqueza natural, pa centrase más tarde na vida de los homes y muyeres. El poema termina bruscamente col cantar del cura nos entierros, zarrando asi’l ciclu la vida. Esta composición foi’l poema más veces impresu de la historia de la lliteratura asturiana, lo que contradiz sobradamente la idea xeneralizada de qu’Acebal yera un poeta cultu y difícil que nun entiende’l pueblu.

«El amor del hogar» y «¡Probe madre!» traten el problema de la emigración. Nel primeru, de quien se fala ye del propiu emigrante y de lo muncho qu’echa de menos la so casa y familia. Nel segundu, ye una madre que queda sola la que cuenta les penes de la so soledá.

«La Fonte de Fascura», en contraposición a «Cantar y más cantar», ye’l poema de lo local. La fonte de la que fala’l poeta esiste, y ye una fonte natural al pie del Antayu, nel conceyu de Parres. «Arreglu de cuentes» ye l’únicu poema humorísticu del poeta uvieín, y el so humor estrémase bien del qu’aveza a difundir la lliteratura asturiana.

Los otros dos poemes d’Acebal, «A María» y «Refugium peccatorum», inciden na temática relixosa. El primeru ye otra vuelta un cantu a la virxe, escritu enantes de 1887 y, inda que impresu nuna fueya suelta ensin que conste llugar nin añu, nun se reimprimió hasta va unos pocos años. El segundu ye posiblemente’l postrer poema d’Acebal, impresu a finales de 1894, yá na víespora de la muerte del poeta. «Al niñín Jesús» y «Venite ad me et ego reficiam vos» escritos pa la obra del catecismu, apaecieron recientemente nun cuadernu manuscritu. Sobre’l primeru d’ellos hai una cierta polémica alrodiu de la so autoría. Si pa Xurde Blanco trataríase d’un poema de Manuel Fernández de Castro, amigu personal de Xuan María Acebal, p’Antón García l’autor ye’l propiu Acebal.

A toos estos hai qu’añedir cuatro en castellán, «Trébole», «A Enrique Tamberlick», «¡Qué despacio el tiempo pasa» y «Charada» y ún n’’talianu «Ricordasti, mia cara». A los qu’habría que sumar les traducciones d’Horacio al asturianu: «Vitae Rusticae Laudes», «Maecenas atavis edite regibus» y «A Llidia».

Bibliografía:

Acebal, Xuan María
Cantar y más cantar. Impresiones de Asturias. Poesía bable / Juan María Acebal. — Oviedo : [s.n.], 1911(Esc. Tip. del Hospicio Provincial). — 16 p. ; 22 cm.

Acebal, Xuan María
Obra poética / Xuan María Acebal ; edición, prólogu y notes d’Antón García. — Uviéu : Alvízoras Llibros, 1995. — 184 p. ; 22 cm. — (Clásicos asturianos ; 1). —Bibliografía
ISBN 84-86889-30-8

“Acebal y Gutiérrez, Juan María”, en: Gran Enciclopedia Asturiana, T. I, Xixón, Silverio Cañada, 1981, p. 17.

Evaristo Baizán Rodríguez, “Espaciu poéticu asturianu en Xuan María Acebal”, Lletres asturianes, 36, 1990.

José Miguel Caso González, “La poesía de Juan María Acebal”, Lletres asturianes, II, 1982, pp. 42–51.

Carmen Díaz Castañón, “Juan Mª Acebal y Gutiérrez”, en: Literatura asturiana en bable, Salinas, Ayalga, 1980, pp. 80–81.

Antón García, “Prólogu”, en: Xuan María Acebal, Obra poética, Uviéu, Alvízoras Llibros, 1995, pp. 9–60.

Antón García, “Xuan María Acebal”, en Lliteratura asturiana nel tiempu, Uviéu, Conseyería d’Educación, Cultura, Deportes y Xuventú, 1994, pp. 67–68

Enrique García-Rendueles, “D. Juan Mª Acebal y Gutiérrez”, en: Los nuevos bablistas, Xixón, Imp. de La Reconquista, 1925, pp. 42–73.

Miguel Ramos Corrada, Sociedad y literatura bable (1839–1936), Xixón, Silverio Cañada, 1982, pp. 59–66.

Milio Rodríguez Cueto, “Tiadoru y Acebal”, en: Vistes lliteraries, Uviéu, Conseyería d’Educación, 1993, pp. 59–63.

Xuan María Acebal: (1815–1895): Cien años depués, Uviéu, Conseyería d’Educación, Cultura, Deportes y Xuventú, 1995.

Xuan Xosé Sánchez Vicente, “Cantar y más cantar : un comentariu testual”, Lletres asturianes, 36, 1990, pp. 51–57.


Autor: Redacción

 

 Lliteratu, revista cultural

 

http://www.lliteratu.com/comun.php?seccion=personaje_desarrollo&id=4

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres