Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

CANTAR Y MÁS CANTAR

CANTAR Y MÁS CANTAR Si el cantar, si el poner cara de risa
De qu' unu ye dichosu fos la seña,
Quiciás la dicha tóa 'n isti mundu
Tendrinla los paisanos pel 'aldea.
Y el que diz pel' aldea diz n' Asturies,
Rinconcín del mió amor, de xanes tierra;
Tanto más encantada y petecible
Cuando i debe á Dios solu so guapeza.
Anduvi pe la tierra en que cuntaben
Que los Campos Elísios Dios punxera,
Y en pruno á lo cimero fui del monte,
Qu' entarró con un gómitu á Pompeya.
Ví enllazase los álamos crecíos
Co'la parra que d' un en otru cuelga;
Y palacios y estates, vilo tóo,
Pos sentada en na mar miré á Venecia:
Y faciendo al mió modu comparances,
Co' la idea p' Asturies siempre güelta,
Non topab daqué qu' asemeyara
Lo que 'nella entamó la Onipotencia.
Ya antes d' eso y allá en miós mocedáes
Pe los montes anduvi á mió faena,
Y al véme na más alta cuguruta,
AbaXo el mundu, el cielu na cabeza,
¡Qué nonada tan grande paecía
Lo que facen los homes! ¡qué miseria!
¡Qué grandeza, Señor, yera la tuya!
¡Qué grande vía entóncies to grandeza!
Del Armu que tién la primer ñeve,
Qu' espolvoriaste Tú enriba la tierra
Faciendo espayaderes de los aires,
Y de les nubes fiendo la peñera,
Tempranino miraba pa 'l saliente
Y llonXe, medio engüeltos co' la ñebla
Finina, traslluciente y sonrosada,
Conque 'l alba se viste ansí qu' espierta,
Y pasando p' ente ellos los rellumos
Tristes, que entós da '1 sol con so llinterna
Vía alzase d'Europa los xigantes,
Faciendo á Covadonga centinela;
Y allargando la sombra hasta mirase
En el llagu d' Enol: vía l' Auseba
Al que fura d'Orandi á so la Virgen,
El rabión qu' á sos plantes se despeña.
Casi al frente, del llau de Colunga,
Llevanta el puertu Sueve la cabeza,
Que i dió á Roma les potres asturcones
Que subín de rodíes una cuesta.
Allí baxo 'ta el monte Naranco.
El que tién engarzá aquella perla,
Que á la Virgen llabrói el Rey Ramiru,
Desque llimpió d' Asturies la vergüenza.
Y al par d'ella aquel utru blincu d' oro
Del Santu San Miguel, del que con pena
Güelvo tristes, muy tristes, los miós güeyos
Al ver que de sí mesmu ye güesera.
Y mirando pa 'ntrambos 'ta 'illí Uvieo
Nel que punXo quiciabes Don Fruela
So gobiernu non más, pos ya Santiago
'N elli el primer discípulo escoyera,
Según que nel Pilar de Zaragoza
Un vieyu pergamín hay que lo reza.
Y á miós piés 'ta el Monsagru con so ermita
Que nos siglos sirvió d'escondidiella
A les Santes Reliquies que en Uvieo
Todu 'l mundu cristianu reverencia.
Pel Poniente hay les sierres de Bedures,
Que el Feniciu furó la vez primera,
Y tras elli el Romanu, que sacaba
Co les venes de sangre d' oru vena.
Entovía se atopen les migayes
Per un llau y per utru, y per Navelgas;
Y baXando pel río á Cornellana
Cuéyenles los paisanos ente arena,
Que mezclen con el zógue y dempués lleven
Regolviéndolo xunto 'nunca duerna.
Qué tó decir de Cangues, nin de Pravia,
De les Luiñes, Caranga y de Teberga;
De Grao, de Quirós nin de Proaza,
O sitios qu' endayuri el güeyu viera?
Yo non tengo palabres pa esplicallo,
Y déxolo p'algunu que más sépia.
A lo llargo mirando pa Castía,
Está la enrevesada y alta sierra,
Que allega desde el mar de meudía,
Espurriendo los piés, á Finisterra.
Y pel mar! Dexarélo pa utru día,
Que sinón va llevame muncha xera,
Pos falta por falar lo que Dios sabe,
O quiciás se me acabe la pacencia.
Ente montes y montes, tantu valle
Tantu ríu s'atopa y arboleda,
Tan hermosu cad' unu pel so estilu,
Que si dan á escueyer náide escueyerá.
¿Quién ye el que pintar puede el Paraisu
Que dende Sobrescobiu á San Esteban
Quier decir, desque naz fasta que muerre,
Per ú pasa el Nalón con so agua riega?
Aquí mansiquín cuerre per un valle;
Allí furó una bóbada na peña,
Acá fierven y gufen sos rabiones,
Alla, si un peñadal el sitiu estrencha,
O encuéyese y apierta pocu el pasu,
O chando golfaraes salta juera,
Más abaxo y abriéndose en dos brazos,
Una isla encantada entre ellos dexa,
Mientres d' aquí y d' allí más ríos baxen
A xuntase con él á la carrera..
Nun llau da les truches regales,
En utru les anguiles y llamprea,
Acá cría á montón esguinos rales,
Les traínes allá de salmón llena.
Y todo ello ente un agua cristalina,
Que cuanto hay fasta el suelu trasparienta,
Y arrodiau de praos, montes, cases,
De espesura y verdor per cada vera.
Aquí yera el cantar, aquí reíse,
Si el reíse y cantar, de dicha é seña,
Pos aquí tóo canta y rise tóo,
Flores, páxaros, aire, cielu y tierra.
Les fontes están siempre marmullando
Al gorgolar el agua de la peña,
Y los páXaros van de rama en rama
Cantando sos amores en so llengua.
El regatu paéz que canta y llora
De guixarru en guixarru y piedra en piedra,
Y les rames abáxense á abrazallu
Falagándoles él á la carrera,
Y dándoyos un besu en cada pómpara,
Que al Xuntáse con elles arrevienta.
Enriedáu con unes y con otres,
Paéz qu' apara un poco y arrepresa,
Pero esmuzse enseguida callandino,
Pos otres más abaXo 'tan 'n espera
Y á toes elles quédenyos pingando
Goteres como llágrimes que is dexa.
El aire suaviquín y gasayosu,
Agua arriba, agua abaXo les Ximielga.
Y á poneles pingando y á secalles
Celosos un del otru van á tema.
Ri que ri, sin parase á tomar fuelgu,
Tan los grillos cantando na praera,
Galana co les flores á millares,
Que non más que la mano de Dios sema.
Per escayos y sebes ropiellaos
Campanines, villortos, mariselva,
Entre piñes d' amores negres, roxes,
Que á miel saben coídes pe la fresca;
Del cenoyu '1 oriéganu, ortelana,
De todo ello faciéndose una mezcla,
Arreciende un golor que non se sabe,
Pero 'l alma adormez y el pechu enllena.
A la vera del río en qu' una nasa
Del' cañal al remate truches piesca,
Remangau el calzón á los cadriles
Un rapaz corta un ramu de salguera;
Y sacándoi con maña, en sin quebrase,
El cañutu que sal de la corteya,
Igua arteru un xiblatu con que toca
Al compás del sonsón de la reguera.
Disti sen á la sombra de carbayos
Apeluquen les vaques herba fresca :
Si echa el mozu que llindia una tonada,
ArruXídeni d' otra carbayera,
Y apórfien á quien más y meyor canta,
Sonsañándose el son y la cuarteta,
D'utru sen, p' ente espesos castañales,
Que cad' un tién un bálagu de fueya,
Sonen gaitas, tambor y volaóres
Que fan en sin querer alzar la pierna.
Ye que van con un ramu de seguío,
Nin sé si pa Llugás ó pa la Cueva,
Non fechu de rosquíes y panoyes,
Sinón que ye d' un añu una nuviella
Galana, roXa, llúcia y encintada
Y en tá ye poco, pa quien ye la ofierta.
Cuesta arriba blincandu van les cabres
Tosquilando llambiones la mortera;
Ansí qu'oye el mozacu que les curia
Nutru escobiu ruXir dalguna llueca,
Desataca el zurrón que trái na 'spalda,
Saca d'elli torcía turullera
Da un toquidu qu' enllena les cañaes
Y atendi si dalgún i da rempuesta.
Per encantu, ó non sé qué tién el cuernu,
De sos coses sin vése dánse cuenta
Con tal arte, que ye una maravía
Que naide, á non oíllo,lo creyera.
Ello ye que pel llanu, pe los altos,
Per el ríu, pel monte y per u quiera;
Fáiga el llabor que fáiga 'l aldeanu,
Que trabaye pa sí, qu' este d' andecha,
Tempranino, de nuechi, al meudía,
Qu' el mundu 'sté regüeltu ó quietu 'stea,
Atentu al so llabor él siempre canta,
O satisfechu ó pa 'scuerrer la pena,
Si detrás de les vaques perezoses
Regolvi co 'I llaviegu fonda secha;
Nel sallu, cuando rinquen el morgazu,
O arralando el maíz cuando s' arrienda
Al siegar el narbasu y facer cuques,
O panoyes llevar na 'squirpia enllena;
Cuando texe les riestres na 'sfoyaza,
O, esbillando, el tarucu llimpiu dexa,
Atentu al so llabor él siempre canta
O sastifechu ó pa 'scuerrer la pena.
Canta cuando pel sol del meudía
Co les mesóries les espigues piesca,
O na era á dos files con manales
Máyales al compás y suelten la erga;
Y cuando la rabila y les muyeres
Bañen la escanda qu' en sin poxa queda.
Y canta al cabruñar el so gadañu,
Con que braciando los marallos siega;
Y al montonar la herba nos varales,
Y enllenar la tenada desque seca.
Y canta al xurrascar los castañales,
Que tienen los oricios boca abierta;
Y dempués de demelos, al xuntalós
Pa que ablanden los pinchos ena cuerra.
Y canta cuando 'ta mayando Ilino ;
Y canta si lo 'spoda y lo rastiella;
Y canten les mozaques en la fila
Cuando 'stán esmesando pe la rueca.
Y al coyer la mazana y al pisalla,
Y al dar güeltes al fusu que la apierta,
Y al enllenar les pipes co la sidra,
Mezclándoi torcipié pa dai más juerza...
Entós ye 'l ijujú y son los cantares,
Pos anda la zapica muy lixera.
Cuando fai un magüestu también canta;
Y na danza que s' arma na foguera
La víspera de un Santu, ó de la Virgen,
O de la so Parroquia al ser la fiesta.
Allí ye 'l repicar de les campanes,
Y el tambor y la gaita dir á tema.
Allí ye 'l quemar árgomes á carros
Y d' un llau y del utru co la trienta
De fierru regolver los fogarales
Qu' a la rodiada allumbren media llegua.
EI fumu, les Ilapiaes, les povises,
Que cad' una paéz que ye una estrella,
Retórniense pel aire, y hasta el cielu
Pon roXu el incendariu que llí quema.
Y dempués, al danzar na romería,
Pel moñín engancháos, flendo rueda;
Cad' un co'l atadoñu puestu al brazu
Y xingándose á un tiempu con fachenda,
Pasu a'tras, pasu alantre caminando
Al compás, regolviendo á la derecha,
Y dalgún farfantón arruxidando,
Canten unos delantre la cuarteta,
Y arrespuende el xentíu de la danza
Cantando la Bendita Madalena.
Por cantar ha cantar también el carru,
Que hasta tién en 'a exe cantaera;
Y sin non canta bien, non ye de pasu,
Nin arranquen los gües, pos tienen pena;
Y más qu' ellos á naide lo cuntaron,
Tiénlo el home chantao na mollera.
A la postre el cantar tamién se acaba,
Qu' en 'l mundu non hay cosa que non muerra;
Pero el que canta entóncenes ye 'l cura
Por el alma del muertu. En gloria estea.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres