Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

La custión rural: un debate inaplazable

La custión rural: un debate inaplazable

David M. Rivas

 

Históricamente nel analís y nes polítiques plantegaes pal campu alfrentáronse tres puntos d’agüeye que non siempres foran complementarios, hasta’l puntu de que, en delles ocasiones, presentaben grandes diferencies cuando non incompatibilidaes. El primer enfoque yera la llamada custión agrario. Esta custión tien un calter básicamente económico y trata, fundamentalmente, d’arrepostiar a les necesidaes básiques d’alimentación y abastecimientu. Dende esta visión lo importante yeren les reformes estructurales del sector agrícola, un sector productivu de vital importancia, especialmente hasta mediaos del sieclu XX. Esa tresformación dende una agricultura atrasao y d’escosa productividá fixérase n’Europa dende los grandes cambeos arreyaos a la revolución industrial ya’l trunfu’l capitalismu hasta la política agrícola común (PAC) de los años sesenta-ocheta, yá nel sieclu XX. Nel casu d’Asturies, les modificaciones entamaron a metanes los setenta, cuando expoxigaron les tases d’emigración dende los conceyos rurales haza les ciudaes y los conceyos industriales.

 


La segunda aprosimación ye la custión campesino, siendo esta de calter social. Tratábase de que los campesinos algamaren niveles de renta asemeyaos a los de los trabayadores industiales o pequeños empresarios urbanos. Esta fora una de les principales llínies de la PAC y non siempres marchara al empar de la política anterior. Compaxinar precios baxos de los artículos alimentarios de primera necesidá cola desixencia d’incrementos de renta pa los agricultores non siempres fo fácile. D’ehí vien el descomanáu presupuestu agrícola de la Xunión Europa, que supón al rodiu la metada’l mesmu y non, como s’escribe delles vegaes incorrechamente, la metada la inversión. Una política a caballo de la custión agrario y la custión campesino fue la de les reformes agraries del primer terciu’l sieclu XX, pente la que destaca la inacabada por razones obvies de la segunda república española.

 


Quédamos una tercera aprosimación a los problemes del campu, la que güei apaez como fundamental. Trátase de la custión rural. El campu yá nun se ve esclusivamente como un sector económicu importante, anque lo sigue siendo y seguiralo mentes dependamos pa vivir del ciclu’l carbonu y nun pasemos a consumir, pongo per casu, siliciu. Tampoco ye un problema socioeconómicu de una clas campesino de renta baxa y con prestaciones sociales menores que les de les clases urbanes. Anguaño muchos de los campesinos europeos tienen calidades de vida ya inclusive niveles de renta mui superiores a los de munchos trabayadores industriales o de servicios y l’empresariu agrícola tien rentabilidaes tamién superiores a munchos empresarios pequeños urbanos y a munchos autónomos.

 


Caltener el mundiu rural supón invertir unes tendencies qu’amenacen con convertir les actuales fasteres agropecuaries en desiertos demográficos ensín actividá denguna chiscaos de puntos mui concretos d’escelencia paisaxística, ecolóxica o cultural. Amás, a la contra de lo que dalgunos pudieren pensar, la bayura natural na humanizada Europa, onde les intervenciones antrópiques vienen tando presentes dende la nueche los tiempos, ta relacionada mui íntimamente cola actividá agraria y ganadera. N’Asturies concretamente, como bon exemplu d’espaciu atlánticu onde les esplotaciones siempres foran más estensives qu’intensives, los indicadores son claros. Los mayores ratios de biodiversidá, quitando dellos puntos mui concretos, nun s’algamen nos espacios más naturales, sinon nes fasteres nes que s’aprosima l’actividá agropecuaria y los sistemes naturales humanizaos bien conservaos. Ye la bayurosa llende pente lo rural y lo natural, esi estraordinariu espaciu transición. De la mesma forma, asigún vamos perdiendo espacios agrarios y, sobre tóo, ganaderos, la invasión de la viesca nun sigue una secuencia sostenible, sinon que lo que sucede ye que, como dicen los campesinos, que pescancien cualo ye l’uno y cualo ye l’otro, “tóo s’echa a monte”. Pero trátase d’un monte intransitable y degradáu, mui vulnerable a los incendios, gran consumidor d’augua y pel que namás que de malamiente son a andar los gochos monteses. La falta de xestión, la perda demográfica y la presencia d’especies inadecuaes como los ocalitos, xeneren montes vulnerables.

 


Ye urxente remodelar los nuesos espacios rurales con tres obxetivos claros: afitar a la población llocal, evitando un ésodu que se sigue produciendo; recuperar formes de cultivu y pastu estensivos, frenando l’abandonu d’una población mozo que nun ve horizonte dengún; ya implantar una política caltenible ecoagraria. Por exemplu, dicía hai unes selmanes Pedro Montserrat, figura emblemática de la botánica y de la economía’l pastoréu, dende los sos más de noventa años ya entá nel so puestu l’Instituto Pirenaico de Ecología, que nun queden emprendedores xóvenes capaces de remanar un rebañu selectu. Elli fala en particular de les oveyes pirenaiques, pero lo mesmo pué dicise d’otres actividaes.

 


La educación arrecibida nel mundiu rural, lo mesmo nes escueles que nos ciclos d’especialización profesional, ye deldora de los modelos urbanos, coles escepciones que siempres podemos alcontrar. D’esta manera, los mozos a los que se refier Montserrat son preparaos pa una sociedá mui insolidaria que, siendo muy inculta, ye tremendamente instruida. Asina les coses, embaxo una pretendida acumulación de conocimientos amatágase una decadencia cultural que lleva a los posibles herederos del mundiu rural a comportase con valores urbanos pero que, con frecuencia, apaecen nel campu como una subcultura.

 


El sector agropecuariu asturianu caltién potencialidaes pa resistir esti procesu ya entamar un cambeu nel sen que s’apunta. Les nueves polítiques que vienen de les instituciones europées, la nueva PAC, tienen necesariamente qu’abordar la caltenibilidá, un modelu desendolcu estremáu y que garantice, amás, una suficiencia alimentaria que güei nun tenemos. Nun la tién Asturies, nun la tién España y malapenes la tién Europa, onde namás Francia -col gran potencial políticu ya’l gran pesu electoral de los sos agricultores- tien esmolecimientu por estes custiones. Hai un par d’años, una fuelga tresporte mui llimitada y que duró apenines tres díes dexó desabastecies a delles ciudaes, pente elles la mesma Madrid. Ya ye que l’actual mercáu alimentariu pasa nun ochenta por ciento peles manes de cuatro empreses de distribución.

 


Queda una última observación y ye de calter cultural, nel sen más antropolóxicu de la pallabra. Na sociedá occidental y mui particularmente na sociedá atlántica a la qu’Asturies pertenez, el conceptu de pueblu ta arreyáu de forma indisociable a la idega de paisanu, de campesín. La nuesa cultura, por más cachibaches y artefactos qu’inventare, sigue siendo una cultura neolítica, rural. D’esti mou, si los espacios rurales muerren, muerren con ello cosmovisiones y constructos, mui visible si adicamos pa la muerte de los dos principales vehículos: la tradición oral y la llingua na que se tresmite.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres