Blogia
PARTÍU CARLISTA: pola defensa de la nuesa tierra

Eleiciones 2008: Exercita la to llibertá, ¡nun calles! (Diariu Cultural Asturianu Asturnews)

Eleiciones 2008: Exercita la to llibertá, ¡nun calles! (Diariu Cultural Asturianu Asturnews)

Javier Cubero

El Partíu Carlista d’Asturies va a dir a les próximes eleiciones del 9 de marzu a Cortes Xenerales del Estáu, presentando candidatures lo mesmo al Senáu (como yá se fizo va cuatro años, algamando un resultáu curiosu) como al Congresu (lo que llevaba ensin facese dende va décades), nesti añu 2008, nel que se cumple’l 175u aniversariu del so ñacimientu dende, pa y pol Pueblu Trabayador Asturianu nun momentu de fonda crisis política, nel que xurdieron les actuales estructures lliberal-capitalistes de dominación social y política.
Les nueses candidatures van dir embaxo la denomación de PARTIDO CARLISTA polos motivos que s’esplicaron nun comunicáu reciente.

Militamos y lluchamos porque nunos tiempos nos que la “política” ye más que nunca una mercancía cola qu’operar nel gran circu del espectáculu d’esta “II Restauración”, nos que la reflexón y l’alderique políticu fueron desaniciaos de l’arena público, ye obligación de toos aquellos que dicen aspirar a que se camude l’estáu actual de les coses el facer actu de disidencia con toles consecuencies, y desenrrollar, na midida en que podamos, el nuesu capital políticu, pues too plantegamientu políticu queda en mera retórica si nun ta atravesáu pola trescendencia del compromisu y de la llucha diaria, si nun tien tanto pa sofitu de partida como pa meta de llegada una determinada práctica social, material y real.

Presentámonos a les elecciones (no que ye un actu más de trabayu políticu, que si bien ye imprescindible nun ye’l principal), como se faen y se podríen facer más coses, porque creemos que’l Carlismu tien munchu que dicir y aportar non yá solo nos quince díes que dura la campaña electoral, sinón enantes y dempués, dientro del marcu d’un momentu hestóricu, nel qu’Asturies vive una situación más que grave, tando en víes de desconfigurase como País y convertise nun balneariu más d’Europa gracies a les polítiques estructurales del Estáu Español y de la Xunión Europea. Mas allá de los cantos de serena y de la publicidá institucional l’actual estáu de les coses preséntasenos una contina degradación en tolos aspectos de la vida del nuesu Pueblu (económicu, social, político, cultural, llingüísticu,…) aldovinando un verdaderu “finis Asturiae”. La consolidación de la “democracia” española y la so integración nel bloque capitalista “europeísta” nun representaron otra cosa que la consolidación d’un modelu socioeconómicu dafechamente contrariu a los nuesos intereses como Pueblu. Les consecuencies de la reestructuración capitalista de la última década son más qu’evidentes: potenciación del sector turísticu na nuesa economía mientres el mundiu rural muerre y la industria ye progresivamente desmantelada d’alcuerdu con una lóxica tresnacional y neolliberal. Utilizando la falacia de la improductividá tán destruyéndose nes nueses estructures productives mientres tolos recursos de la nuesa tierra (ambientales, llaborales, económicos,…) punxieronse al serviciu d’intereses dafechamente opuestos a los del Pueblu Trabayador Asturianu. Esta situación de total subordinación convierte Asturies nuna economía subsidiaria y asitíanos nuna inestabilidá económica constante, mientres el texíu social asturianu anestesiáu con sovenciones y prexubilaciones se va descomponiendo. Los partíos neolliberales, que tuvieron al frente del Estáu Español y de la Comunidá Autónoma asturiana, penriba de maquillaxes y matices partidistes, nun son más qu’una casta cohexonada alredor d’unos mesmos intereses y unos mesmos presupuestos ideolóxicos de tipu neolliberal y estatista, teniendo la  so xestión unos resultaos mui claros p’Asturies:

  1. Precariedá ambiental: una constante destrucción del territoriu, cola edificación masiva, una acentuada degradación ambiental y la especulación como’l pan de cada día.
  2. Precariedá económica: encarecimientu de la vida como consecuencia de la perda de poder adquisitivu de les clases populares asturianes, una mayor esplotación llaboral (desregulación, temporalidá, movilidá,…) y el recorte de drechos sociales.
  3. Precariedá cultural: interrupción de la tresmisión de la identidá asturiana a les nueves xeneraciones, despoblamientu del País, minorización llingüística, desapaición de les formes tradicionales de vida y trabayu, sustitución de la cultura asturiana y de los valores comunitarios tradicionales por unes pautes culturales marcaes pol “American way of life”, el consumismu y l’individualismu lliberal.

Y esti desolador cuadru resulta incompletu y si nun incluyimos n’él al progresivu recorte de llibertaes y drechos democráticos. En nome de la seguridá se ta creando una llexislación autoritaria (que namás ye aplicada a unos determinaos sectores, pues ehí tenemos la vergoñante tolerancia que muestren les autoridaes polítiques p’hacia la violencia de les bandes neonazis) que va a contribuyir a normalizar un clima represivu nel que la mera disidencia política va constituyir un motivu de sospecha criminal como mínimo. Lo más preocupante ye que les conquistes sociales y democrátiques acumuladas tres la llucha de varies xeneraciones lleven camín de disolvese en menos d’una xeneración ensin qu’apaeza una rempuesta popular contundente.

Y nun podemos escaecer, sacante que tengamos dalgún tipu de gustu especial pol victimismu, que les situaciones d’esplotación y allienación que se viven n’Asturies, tamién se dan con formes más o menos asemeyaes en tolos Países qu’integren l’Estáu Español. Tampoco nun convién escaecer, que la respuesta pa ser eficaz tien que golpiar al Poder en tolos sectores y territorios, en base a unos principios estratéxicos determinaos y siempres dende la práutica social comunitaria.

Resulta mui fácil pa quien tien determinaos medios el xenerar con mayor o menor escala espeyismos (que duren lo que duren una vez que’l productu foi “vendíu”), los cuales pueden ser de mui estremáu tipu. Pero pa camudar una situación, hai que la conocer, y pa conocela hai que saber como foi construyida, y cuales son los sos mecanismos más allá de la superficialidá a la que mos acostumen munchos. Nun hai la más mínima capacidá de plantegase cualesquier tipu de cambiu social (y toi refiriéndome al “plantegar”, que’l “facer” ye otra hestoria que viendo lo qu’hai quédanos mui lloñe, anque’l “plantegar” delles coses yá constitúi un primer pasu nel “facer”) sinón se sabe d’onde se vien, aú mos lleven y aú tamién queremos dir escontra vientu y marea: trés cuestiones qu’en metá del inmediatismu políticu que trescala en tolos espacios nun son fáciles de plantegar, como tolo que suponga un exerciciu teóricu críticu.

Habrá quien considere les candidatures del carlismu asturianu como daqué gracioso que sirve pal chiste nel chigre. Quiciabes desconozan que sabemos mui bien cuáles son les nueses posibilidaes, como tamién sabemos que l’electoralismu ye una de les peores trampes nes que pue cayer un partíu políticu que se pretenda alternativu. Si de verdá se ta por un cambiu políticu, nun se pue tar realizando una práctica política d’alcuerdu coles pautes y ritmos que se marquen dende l’status quo, ye de sentíu común el tener estos factores en cuenta, pero’l non configurar ritmos políticos propios constitúi un actu d’autoenvenamientu asina como una renuncia a desenrrollar una practica social diferente, dexándose asina llevar pola marea.

Tamién habrá quien consideren un anacronismu hestóricu la esistencia d’un Partíu que se llama Carlista. ¿Anacronismu por qué? pregúntome. ¿Acasu nun ye tan decimonónicu como’l carlismu’l fenómenu del llibre mercáu? ¿Y cuándo se constituyó como tal esi Estáu denomáu “Reino de España”? ¿En qué época intelectuales que tovía siguen tando vixentes en mayor o menor midida como Marx escribieron la so obra? Tou esi planteamientu del anacronismu nun dexa de ser una barrera ideolóxica incompatible con un posicionamientu auténticamente críticu (la crítica política o ye global o nun ye tal), un planteamientu deriváu del mitu burgués del “Progresu” hestóricu como movimientu homoxéneu y unidireccional p’hacia adelantre,  mitu que nun fai más que llexitimar unes determinaes rellaciones de dominación, pues supón n’última instancia el aceptar la situación actual non yá como’l meyor de los mundios posibles, sinón como l’únicu mundiu posible, pues a esto supuestamente taba enfocada irreversiblemente la nuesa trayectoria hestórica como sociedá, sobre la que tampoco habrá que plantegase muncho, pues el “pasáu” y el “presente” pasen a constituyir tiempos divorciaos ente sí, al igual que’l “futuru”, que como yá vendrá nun fadría falta que se plantegase la so construcción dende la práctica social presente… Y si esti Partíu sigue, ye porque hai un capital teóricu y unes pautes polítiques que non solo siguen vixentes güei, sinón qu’en 175 años nun dexaron arriquecese, configurando ferramientes valides.

Vamos a les elecciones porque güei ye más necesariu que nunca’l nun callase énte l’estáu actual de les coses. Porque ye imprescindible llevantar la voz pa denunciar lo que pasa. Porque les precaries Llibertaes de les que disponemos namás son reales si son exercíes. Porque nun se pue esperar qu’otros faigan lo qu’unu nun ta previamente dispuestu a facer. Porque en definitiva somos un Partíu políticu, y si aguantamos 175 años de represión, encarcelamientos, persecuciones y marxinación, nun ye pa quedanos agora callaos sinón para que, coles fuercies de les que podamos disponer, güei podamos siguir trabayando nel llabor de dir quitando les caretes de los caciques d’esta II Restauración, enantes y dempués del 9 de marzu de 2008. Porque’l Pueblu tien drechu a escoyer ente delles alternatives más allá del bipartidismu. Por eso decímoste: Exercita la to llibertá, ¡nun calles!

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Traducción al castellano

 

El Partíu Carlista d’Asturies va a ir a las próximas elecciones del 9 de marzo a Cortes Generales del Estado, presentando candidaturas tanto al Senado (como ya se hizo hace cuatro años, obteniendo un resultado interesante) como al Congreso (lo que llevaba sin hacerse desde hace décadas), en este año 2008, en el cual se cumple el 175º aniversario de su nacimiento desde, para y por el Pueblo Trabajador Asturiano en un momento de profunda crisis política, en el cual surgieron las actuales estructuras liberal-capitalistas de dominación social y política.

Nuestras candidaturas van a ir bajo la denominación de PARTIDO CARLISTA por los motivos que se explicaron en un reciente comunicado.

Militamos y luchamos porque en unos tiempos en lo que la “política” es más que nunca una mercancía con la que operar en el gran circo del espectáculo de esta “II Restauración”, en los que la reflexión y el debate político han sido desterrados de la arena pública, es obligación de todos aquellos que dicen aspirar a que se cambie el estado actual de las cosas el hacer acto de disidencia con todas las consecuencias, y desarrollar, en la medida en que podamos, nuestro capital político, pues todo planteamiento político se queda en mera retórica si no está atravesado por la trascendencia del compromiso y de la lucha diaria, si no tiene tanto para base de partida como para meta de llegada una determinada práctica social, material y real.

Nos presentamos a las elecciones (en lo que es un acto más de trabajo político, que si bien es imprescindible no es el principal), como se hacen y se podrían hacer más cosas, porque creemos que el Carlismo tiene mucho que decir y aportar no ya solo durante los quince días que dura la campaña electoral, sino antes y después, dentro del marco de un momento histórico, en el que Asturies vive una situación más que grave, estando en vías de desconfigurarse como País y convertirse en un balneario más de Europa gracias a las políticas estructurales del Estado Español y de la Unión Europea. Mas allá de los cantos de sirena y de la publicidad institucional el actual estado de las cosas nos presenta una continua degradación en todos los aspectos de la vida de nuestro Pueblo (económico, social, político, cultural, lingüístico,…) presagiando un verdadero “finis Asturiae”. La consolidación de la “democracia” española y su integración en el bloque capitalista “europeísta” no han representado otra cosa que la consolidación de un modelo socioeconómico totalmente contrario a nuestros intereses como Pueblo. Las consecuencias de la reestructuración capitalista de la última década son más que evidentes: potenciación del sector turístico en nuestra economía mientras el mundo rural se muere y la industria es progresivamente desmantelada de acuerdo con una lógica transnacional y neoliberal. Utilizando la falacia de la improductividad se están destruyendo nuestras estructuras productivas mientras todos los recursos de nuestra tierra (ambientales, laborales, económicos,…) se han puesto al servicio de intereses totalmente opuestos a los del Pueblo Trabajador Asturiano. Esta situación de total subordinación convierte Asturies en una economía subsidiaria y nos sitúa en una inestabilidad económica constante, mientras el tejido social asturiano anestesiado con subvenciones y prejubilaciones se va descomponiendo. Los partidos neoliberales, que han estado al frente del Estado Español y de la Comunidad Autónoma asturiana, por encima de maquillajes y matices partidistas, no son más que una casta cohesionada en torno a unos mismos intereses y unos mismos presupuestos ideológicos de tipo neoliberal y estatista, cuya gestión ha tenido para Asturies unos resultados muy claros:

a)       Precariedad ambiental: una constante destrucción del territorio, con la edificación masiva, una acentuada degradación ambiental y la especulación como el pan de cada día.

b)       Precariedad económica: encarecimiento de la vida como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de las clases populares asturiana, una mayor explotación laboral (desregulación, temporalidad, movilidad,…) y el recorte de derechos sociales.

c)       Precariedad cultural: interrupción de la transmisión de la identidad asturiana a las nuevas generaciones, despoblamiento del País, minorización lingüística, desaparición de las formas tradicionales de vida y trabajo, sustitución de la cultura asturiana y de los valores comunitarios tradicionales por unas pautas culturales marcadas por el “American way of life”, el consumismo y el individualismo liberal.

Y este desolador cuadro resulta incompleto si no incluimos en él al progresivo recorte de libertades y derechos democráticos. En nombre de la seguridad se está creando una legislación autoritaria (que solo es aplicada a unos determinados sectores, pues ahí tenemos la vergonzante tolerancia que muestran las autoridades políticas hacia la violencia de las bandas neonazis) que va a contribuir a normalizar un clima represivo en el que la mera disidencia política va a constituir un motivo de sospecha criminal como mínimo. Lo más preocupante es que las conquistas sociales y democráticas acumuladas tras la lucha de varias generaciones llevan camino de disolverse en menos de una generación sin que aparezca una respuesta popular contundente.

Y no podemos olvidar, al menos que tengamos algún tipo de gusto especial por el victimismo, que las situaciones de explotación y alienación que se viven en Asturies, también se dan con formas más o menos similares en todos los Países que integran el Estado Español. Tampoco conviene olvidar, que la respuesta para ser eficaz tiene que golpear al Poder en todos los sectores y territorios, en base a unos principios estratégicos determinados y siempre desde la práctica social comunitaria.

Resulta muy fácil para quien tienen determinados medios el generar con mayor o menos escala espejismos (que duran lo que duran una vez que el producto ha sido “vendido”), los cuales pueden ser de muy diverso tipo. Pero para cambiar una situación, hay que conocerla, y para conocerla hay que saber como fue construida, y cuales son sus mecanismos más allá de la superficialidad a la que nos acostumbran muchos. No hay la más mínima capacidad de plantearse cualquier tipo de cambio social (y me estoy refiriendo al “plantear”, que el “hacer” es otra historia que viendo lo que hay nos queda muy lejos, aunque el “plantear” ciertas cosas ya constituye un primer paso en el “hacer”) si no se sabe de donde se viene, a donde nos llevan y a donde también queremos ir contra viento y marea: tres cuestiones que en medio del inmediatismo político que penetra en todos los espacios no son fáciles de plantear, como todo lo que suponga un ejercicio teórico crítico.

Habrá quien considere las candidaturas del carlismo asturiano como algo gracioso que sirve para el chiste en el chigre. Tal vez desconozcan que sabemos muy bien cuales son nuestras posibilidades, como también sabemos que el electoralismo es una de las peores trampas en las que puede caer un partido político que se pretenda alternativo. Si de verdad se está por un cambio político, no se puede estar realizando una práctica política de acuerdo con las pautas y ritmos que se marcan desde el status quo, es de sentido común el tener estos factores en cuenta, pero el no configurar ritmos políticos propios constituye un acto de autoenvenamiento así como una renuncia a desarrollar una practica social diferente, dejándose así llevar por la marea.

También habrá quienes consideren un anacronismo histórico la existencia de un Partido que se llama Carlista. ¿Anacronismo porqué? me pregunto. ¿Acaso no es tan decimonónico como el carlismo el fenómeno del libre mercado? ¿Y cuándo se constituyó como tal ese Estado denominado “Reino de España”? ¿En qué época intelectuales que aún siguen estando vigentes en mayor o menor medida como Marx escribieron su obra? Todo ese planteamiento del anacronismo no deja de ser una barrera ideológica incompatible con un posicionamiento auténticamente crítico (la crítica política o es global o no es tal), un planteamiento derivado del mito burgués del “Progreso” histórico como un movimiento homogéneo y unidireccional hacia adelante,  mito que no hace más que legitimar  unas determinadas relaciones de dominación, pues supone en última instancia el aceptar la situación actual no ya como el mejor de los mundos posibles, sino como el único mundo posible, pues a esto supuestamente estaba enfocada irreversiblemente nuestra trayectoria histórica como sociedad, sobre la cual tampoco habrá que plantearse mucho, pues el “pasado” y el “presente” pasan a constituir tiempos divorciados entre sí, al igual que el “futuro”, que como ya vendrá no haría falta que se plantease su construcción desde la práctica social presente… Y si este Partido sigue, es porque hay un capital teórico y unas pautas políticas que no solo siguen vigentes hoy, sino que en 175 años no han dejado de enriquecerse, configurando herramientas validas.

Vamos a las elecciones porque hoy es más necesario que nunca el no callarse ante el estado actual de las cosas. Porque es imprescindible el alzar la voz para denunciar lo que pasa. Porque las precarias Libertades de las que disponemos solo son reales si son ejercidas. Porque no se puede esperar que otros hagan lo que uno no esta previamente dispuesto a hacer. Porque en definitiva somos un Partido político, y si hemos aguantado 175 años de represión, encarcelamientos, persecuciones y marginación, no es para quedarnos ahora callados sino para que, con las fuerzas de las que podamos disponer, hoy podamos seguir trabajando en la labor de ir quitando las caretas de los caciques de esta II Restauración, antes y después del 9 de marzo de 2008. Porque el Pueblo tiene derecho a elegir entre diversas alternativas más allá del bipartidismo. Por eso te decimos: Exercita la to llibertá, ¡nun calles!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres